No me toques los miércoles

- Ya está, voy a preguntarle a Valeria sobre el tema para que nos cuente su versión – le dice Lucía decidida a Teresa.

- ¿Crees que es buena idea? Se supone que es una cosa entre ella y Leo… bueno, y Miriam… ah, y Fran… Madre mía, ¡vaya lío tienen montado! – Teresa se queda pensativa – Pero la verdad es que quiero saber qué pasa por su cabeza. Además, somos sus amigas, ¡seguro que la aliviará que lo sepamos y la apoyemos! – Teresa se convence a sí misma.

- Hola, chicas… - Valeria entra en la cafetería y se sienta con sus amigas - ¿Qué tal?

- ¡Hola! Todo como siempre… Sin novedades… Nuestras vidas son rutinarias, sin emoción… Lucía habla irónicamente para ver la reacción de Valeria - ¿Y tú? ¿Todo bien? – Lucía y Teresa se quedan mirando a Valeria.

- La verdad es que no. Han pasado muchas cosas en muy poco tiempo y no sé que hacer – Sus amigas la miran sedientas de información – Bueno, ya sabéis que me va genial con Fran, me va tan bien que incluso hemos decidido utilizar el DIU y olvidarnos durante años de los métodos anticonceptivos… ¡Años! Es casi como comprometerse – se ríe, pero enseguida vuelve a ponerse seria – Pero ahí entra tu querido hermano – mira a Lucía.

- ¿Mi hermano? ¿Qué tiene que ver con todo esto? – Lucía se hace la sorprendida.

- En resumidas cuentas… Creo que le gusto… y él a mí también. Vamos, me gustaba hace meses, antes de conocer a Fran. No os lo dije porque se me hacía raro por ser “de la familia”. Así que solo lo había comentado con Miriam – Valeria se quita un peso de encima y da un trago a su café.

- ¡Madre mía! ¡Menudo notición! ¿Cómo nos ocultas estas cosas? Sabes que te apoyamos en todo. Pero bueno, si ya no te gusta está todo zanjado… - Teresa deja la frase en el aire a ver si Valeria dice algo más.

- Supongo que sí… - Valeria se queda pensativa – Supongo que le doy vueltas porque no esperaba que aquello hubiera sido correspondido. Era como la típica situación de adolescentes en la que te gusta el hermano de tu amiga pero él no sabe que existes ja ja ja ja. Pero bueno, supongo que se me pasará pronto.

- No sé como no me di cuenta de que te gustaba mi hermano… ¡La verdad es que es muy fuerte! Hubiera sido gracioso tenerte de cuñada – Lucía mira a Teresa – A ti no sé como te podría meter en mi familia… Tengo un tío soltero pero igual es un poco mayor para ti… - Lucía se ríe.

- ¡Eso ni en broma! ¡Mi Fernando es sagrado! – Teresa se ríe también y Valeria se contagia, contenta de habérselo contado todo a sus amigas.

- Bueno chicas, es hora de dejar el cotilleo e ir a Pilates… ¡que a este paso nos quedamos fuera!

Las chicas se levantan y van hacia la puerta del gimnasio, donde está Leo mirando el WhatsApp. Lucía se acerca por detrás para asustarlo y se queda bloqueada al ver que está chateando con Miriam - ¡Uuuuh! ¡Ahhh! – Leo se sobresalta y mira hacia atrás.

- ¿Qué haces? Vaya susto… ¡Que ya eres mayorcita, hermana! – abraza a Lucía cariñosamente y saluda a las demás, sin mirar directamente a Valeria.

L.ES.MKT.09.2017.3326