Rompiendo mitos, rompiendo tabúes

A lo largo del tiempo se han ido creando una serie de mitos sobre la anticoncepción que hemos ido heredando generación tras generación.

¿Pero son verdaderos estos mitos o simplemente falsas creencias?

Rompiendo mitos, rompiendo tabúes

Mito: el sangrado menstrual es necesario, ya que es una forma de limpiar mi cuerpo de gérmenes o células muertas de mi útero.

Realidad: tener sangrados más cortos y menos abundantes puede mejorar tu calidad de vida. De hecho, el sangrado menstrual no es necesario desde un punto de vista médico, por lo que su ausencia durante el uso anticonceptivo no supone ningún problema, incluso puede ser beneficioso.

 

Mito: si tengo relaciones sexuales durante la menstruación, no me quedaré embarazada.

Realidad: durante la menstruación también puedes quedarte embarazada si no utilizas métodos anticonceptivos, ya que en este periodo es posible que se esté desarrollando un ovulo que puede ser fecundado. Debido a que la duración de la vida de los espermatozoides dentro del útero es impredecible, el sexo sin protección puede llevar a un embarazo desde el primer día del período, por lo que si no quieres quedarte embarazada, siempre tienes que asegurar la protección anticonceptiva.

 

Mito: si llevas DIU hormonal, es difícil recuperar la fertilidad después.

Realidad: una vez retirado, la mujer vuelve a recuperar sus niveles de fertilidad, por lo que puedes quedarte embarazada en cualquier momento. La mayoría de las mujeres normaliza su ciclo al mes de la retirada del dispositivo, y el desarrollo del óvulo empieza inmediatamente después de la retirada del dispositivo.

 

Mito: hay que sufrir los dolores menstruales

Realidad: calambres abdominales, dolor de cabeza y de espalda, sensibilidad en los senos, cambios de humor o náuseas - para muchas mujeres es algo habitual en sus ciclos menstruales. ¿Pero hay que sufrir las molestias en silencio? ¡Por supuesto que no!
Si tienes dolores menstruales, consulta a tu ginecólogo para que pueda investigar las posibles causas. Los métodos anticonceptivos hormonales, como la píldora o el DIU hormonal, pueden ayudar a reducir estas molestias.

 

Mito: todos los Dispositivos Intrauterinos (DIUs) son iguales.

Realidad: cuando hablamos de DIUs, la primera percepción que tienen muchas mujeres es que todos son iguales, pero existen diferencias entre el DIU hormonal y el DIU de cobre.

Mito: durante la lactancia no puedo quedarme embarazada.

Realidad: durante la lactancia existe riesgo de embarazo, aunque existe un efecto inhibitorio real sobre la ovulación que sólo permitiría que la mujer disminuyera el riesgo de quedarse embarazada en el caso de que supiera con seguridad que no ha ovulado.Una vez se introducen los alimentos sólidos al bebé, es decir, se empieza a dar otros alimentos además de la leche materna, existe una mayor probabilidad de empezar a ovular de nuevo, con lo que el cuerpo vuelve a recuperar su nivel de fertilidad. Por lo tanto, si no quieres correr riesgos, utiliza un método anticonceptivo durante la lactancia, tu ginecólogo te indicará el más apropiado para ti.