¿Ejercicios de Kegel?

Los ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo, más conocidos como ejercicios de Kegel, son unos movimientos que tienen como función el fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico.

Aunque se crearon para prevenir la incontinencia urinaria tras el parto, con los años se ha descubierto que tienen muchas más utilidades.

Trabajar y fortalecer el suelo pélvico nos aporta un mayor control de la musculatura de esta zona. En cuanto a las relaciones sexuales, estos ejercicios favorecen la obtención de un mayor placer.

Localizar los músculos pélvicos no siempre es fácil y, en ocasiones, requiere de práctica.

Un método bastante eficaz para localizarlos consiste en intentar retener el flujo de orina cuando estemos en el baño, los músculos que contraemos en esta práctica serán los que tenemos que ejercitar para fortalecer el suelo pélvico.

Estos ejercicios no requieren de un movimiento visible del cuerpo, ya que son músculos internos. Esto facilita que se realicen en cualquier lugar. Una persona principiante puede realizarlos tumbada, aunque lo más favorable es estar sentada. Con la cadera en una posición neutra, daremos paso a un ejercicio del suelo pélvico que atravesará cuatro fases: contracción y elevación de la musculatura, mantenimiento de la posición durante algunos segundos, vuelta a la posición inicial y, por último, relajación de los músculos.

Es importante respirar con normalidad durante la realización de los ejercicios y relajar el resto de nuestro cuerpo, especialmente los aductores y los glúteos, ya que es habitual contraerlos cuando tratamos de ejercitar el suelo pélvico.

Dedicar algunos minutos al día a cuidar nuestro suelo pélvico nos aportará numerosos beneficios.

En primer lugar aportará un mayor control sobre la incontinencia. Esto es recomendable especialmente después del parto, ya que los músculos de la zona se dan de sí. Por otro lado, es muy beneficioso en el plano sexual, ya que tonifica la musculatura de la vagina y mejora la fricción durante la penetración. Esto aumenta la sensibilidad de la zona y facilita y potencia el orgasmo.




L.ES.MKT.11.2016.1969