Siete beneficios que el sexo puede tener sobre tu salud

1. Es una manera de hacer ejercicio

La respuesta cardiovascular que se produce durante las relaciones sexuales es similar a la de las actividades de intensidad leve o moderada que realizamos diariamente.(1) Además, se produce un gasto de energía durante la actividad sexual de aproximadamente 85 kcal o 3,6 kcal/min. Por ello, tener relaciones sexuales puede ser considerado como un ejercicio significativo.(2)

2. Ayuda a mantener a raya los dolores

Un estudio apunta a que practicar sexo puede producir un alivio del dolor corporal y las jaquecas gracias a las endorfinas liberadas con el orgasmo. De hecho, aunque en ciertas ocasiones el dolor de cabeza es el principal motivo para no tener relaciones sexuales, se ha demostrado que la actividad sexual puede ayudar a eliminarlo.(3)

3. Aumenta el deseo sexual

Practicar sexo genera un aumento del deseo sexual gracias a la oxitocina, una hormona que se libera durante la excitación sexual y el orgasmo. La oxitocina se conoce como la hormona del amor por el papel que juega en muchos aspectos relacionados con la socialización de las personas, como la función sexual o la relación de pareja.(4, 5)

4. Disminuye el estrés

El sexo y la intimidad con una pareja pueden ayudar a aumentar los niveles de bienestar y a dar una mejor respuesta al estrés y la ansiedad. Varios estudios sugieren que las relaciones sexuales con coito y orgasmo vaginal producen un conjunto de respuestas fisiológicas y psicológicas con importantes beneficios sobre el estado de ánimo.(6) Además, también se ha visto que la oxitocina promueve el altruismo, la generosidad, la confianza y la empatía, mejorando así el estado anímico personal.(4)

5. Mejora el sueño

Aunque aun son necesarios más estudios sobre este aspecto, se ha visto que la hormona oxitocina también tiene efectos sedantes y ansiolíticos y se cree que participa en el control del sueño.(5)

6. Ayuda a fortalecer el suelo pélvico

El coito vaginal ayuda a mantener la función sexual y de los músculos del suelo pélvico, en parte gracias a las contracciones musculares derivadas del acto sexual.(6) Fortalecer el suelo pélvico previene la incontinencia urinaria, un problema que afecta a muchas mujeres en algún momento de su vida. Además, también se ha demostrado una correlación positiva entre la fortaleza del suelo pélvico y la función sexual en las mujeres.(7)

7. Ayuda a regular la presión arterial

Existe una conexión entre el sexo y la regulación de la presión arterial. Estudios científicos han demostrado que las personas que mantienen relaciones sexuales con coito vaginal tienen una presión arterial más baja durante las situaciones de estrés y una mejor recuperación posterior.(6) Además, el apoyo emocional que supone tener al lado una pareja (¡y abrazarse!) también se relaciona con efectos beneficiosos sobre la presión arterial. Se cree que este efecto también ocurre principalmente gracias a la liberación de oxitocina.(8)



Bibliografía
1. Rerkpattanapipat P, Stanek MS, Kotler MN. Sex and the heart: what is the role of the cardiologist? Eur Heart J. 2001;22(3):201-8.
2. Frappier J, Toupin I, Levy JJ, et al. Energy expenditure during sexual activity in young healthy couples. PLoS One. 2013;8(10):e79342.
3. Hambach A, Evers S, Summ O, et al. The impact of sexual activity on idiopathic headaches: an observational study. Cephalalgia. 2013;33(6):384-9.
4. Love TM. Oxytocin, motivation and the role of dopamine. Pharmacol Biochem Behav. 2014;119:49-60.
5. Troxel WM. It's more than sex: exploring the dyadic nature of sleep and implications for health. Psychosom Med. 2010;72(6):578-86.
6. Brody S. The relative health benefits of different sexual activities. J Sex Med. 2010;7(4 Pt 1):1336-61.
7. Martinez CS, Ferreira FV, Castro AA, Gomide LB. Women with greater pelvic floor muscle strength have better sexual function. Acta Obstet Gynecol Scand. 2014;93(5):497-502.
8. Light KC, Grewen KM, Amico JA. More frequent partner hugs and higher oxytocin levels are linked to lower blood pressure and heart rate in premenopausal women. Biol Psychol. 2005;69(1):5-21.