¿Qué es un orgasmo?

El orgasmo es la máxima expresión del placer sexual, y consiste en una descarga repentina de la tensión acumulada durante el coito. Para alcanzarlo se deben estimular las zonas erógenas; la más habitual en la mujer es el clítoris.

La estimulación sexual puede provocarse por práctica propia (masturbación) o con una pareja sexual. A menudo se acompaña de otras acciones involuntarias, como espasmos musculares y sonidos.

Después del orgasmo, el cuerpo entra en un estado de relajación debido a la liberación de hormonas. Se puede alcanzar el orgasmo de muchas maneras. En el caso de las mujeres, puede provocar la suficiente estimulación el sexo vaginal, el sexo oral, la masturbación o el sexo sin penetración.

Aunque es menos común, también es posible alcanzar el orgasmo mediante la estimulación de los pezones o el útero. En torno al 75% de las mujeres requieren estimulación directa en el clítoris para alcanzar el orgasmo, ya sea manual, oral u otro tipo de fricción.

Esto se debe a que esta parte del cuerpo tiene más de 8000 terminaciones nerviosas, y es el homólogo del pene en la mujer.

También es posible alcanzar el orgasmo con estimulación indirecta del clítoris, mediante penetración vaginal. El placer sexual suele ser menos intenso si se centra únicamente en la vagina, ya que tiene muchas menos terminaciones nerviosas que el clítoris.

El orgasmo es la anteúltima fase del encuentro sexual, en el que tiene lugar la liberación física de la tensión que el cuerpo ha generado durante el sexo.

Esta liberación se muestra a través de descargas musculares rítmicas en los genitales y en el resto del cuerpo.

Estas contracciones son sumamente placenteras tanto para la mujer como para el hombre y producen una sensación de alivio y relajación.




L.ES.MKT.11.2016.1969