Infecciones de orina

Las infecciones de orina son molestas y dolorosas, y se estima que al menos el 50% de las mujeres padece una en algún momento de su vida. Ello se debe a que el suelo pélvico de la mujer, la uretra, la vejiga, el útero y el recto, se encuentran situados en un espacio muy pequeño y ello facilita que las bacterias puedan penetrar en regiones en las que si la inmunidad sistémica y local se encuentra debilitada, puedan provocar las infecciones. En primavera y verano hay muchos factores que favorecen que las bacterias puedan actuar de una forma más aguda.

Síntomas de la Infección de Orina

Los síntomas de la Infección de Orina que puedes presentar son varios y no tienen porque ser los mismos en todas las mujeres.

  • Necesidad urgente y frecuente de orinar,
  • Picazón o quemazón en la uretra al orinar,
  • Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal,
  • Dolor durante las relaciones sexuales,
  • Color turbio, lechoso (espeso) o anormal de la orina,
  • Aparición de sangre en la orina,
  • Fiebre y escalofríos (la fiebre puede significar que la infección ha alcanzado los riñones),
  • Vómitos y náuseas,
  • Dolor en el costado o en la espalda (indica infección en los riñones).

¿Cómo se diagnostica la Cistitis?

Si sospechas que tienes una Cistitis, acude a tu médico para que te diagnostique correctamente. Por lo general, procederá a realizar un análisis de tu orina para confirmar o descartar la infección. Una vez ésta ha sido confirmada, se debe realizar un cultivo de la orina infectada para saber qué bacteria o agente infeccioso la está provocando. Finalmente, cuando ha sido identificado el agente infeccioso causante de la infección de orina, el médico te prescribirá un tratamiento a seguir.

Las infecciones de orina y las relaciones sexuales

Las infecciones de orina no están provocadas por las relaciones sexuales; no se contagian y el hombre tampoco es transmisor. Sin embargo, sí que pueden favorecer su aparición, ya que durante las relaciones sexuales confluyen muchos fluidos y las bacterias pueden desplazarse de una zona a otra gracias a los roces y los movimientos.

¿Cómo prevenir la infección de orina?

  • Intenta siempre orinar después de las relaciones sexuales.
  • Lava tu zona genital con un jabón neutro especifico para la zona y únicamente de forma externa, antes y después del coito si puede ser.
  • Puedes utilizar lubricantes antes de las relaciones sexuales para mejorar la fricción y evitar heridas o contusiones.
  • Cuando realices ejercicio y sudes, no te quedes con la ropa húmeda mucho tiempo; al acabar tu sesión de entrenamiento procura ducharte rápidamente y ponerte ropa seca y limpia.
  • Usa ropa interior de algodón, transpirable.
  • Cuando vayas a la playa o a la piscina, cámbiate el bikini o el bañador si lo llevas mojado.
  • Puedes tomar zumos de arándanos o productos con probióticos, ya que según numerosos estudios ayudan al sistema inmunitario.

Recuerda siempre que para cualquier duda o sospecha de que padezcas infección de orina, debes acudir a tu médico para que te diagnostique y administre el tratamiento que mejor se adapte a ti.




L.ES.NPM.03.2017.2416