¿Qué es el sexo?

¿Qué es el sexo?

El sexo ¿Se hace? ¿Se tiene? ¿Se disfruta? ¿Se vive?

El sexo es algo que “se es”: Las personas somos hombres y mujeres. Sin embargo, a veces no utilizamos correctamente la palabra “sexo” y nos referimos con ella a los órganos genitales y a las relaciones eróticas.

Por otra parte, está la identidad sexual que supone reconocernos nosotros mismos como hombres o mujeres. La identidad sexual se va creando en la infancia, pero es en la adolescencia cuando marca su diferencia más profunda.

Hablamos de sexualidad para referirnos a la forma en la que nos sentimos y expresamos como hombres o mujeres. La sexualidad es una dimensión del ser humano que nos permite, sobre todo, obtener placer. Por ello, es importante que la vivamos como algo positivo y saludable. Que la cuidemos y la cultivemos.

¿Qué es la orientación del deseo?

Son heterosexuales las personas que se sienten atraídas por personas de distinto sexo al suyo, y homosexuales las que se sienten atraídas por personas de su mismo sexo. ¡Todos los deseos son igual de válidos!

Estamos hablando de vivencias, no de conductas. Una persona no es más o menos homosexual o heterosexual porque tenga más o menos relaciones, sino porque se viva a sí misma de esta manera.

En cualquier caso, es importante recordar que expertos nos indican que:

  • Con miedos no se disfruta igual.
    Para pasarlo bien no se nos puede cruzar por la mente el miedo al embarazo, a contraer una infección... por eso, estas cosas, es mejor pensarlas y hablarlas antes, para tener previsto qué métodos anticonceptivos vamos a utilizar, y así dedicarnos a disfrutar.

    Recomendación:
    Existen diferentes métodos anticonceptivos, consulta con tu ginecólogo para determinar el método más adecuado para ti.
  • La otra persona no siempre sabe lo que nos gusta.
    Recordemos que cada uno de nosotros somos únicos y nos gustan cosas diferentes.
    Por eso, las relaciones siempre tienen que estar abiertas a lo que la otra persona nos quiera decir, y al revés. Nosotros tenemos que hacer ver a nuestra pareja lo que nos gusta y lo que no. Al fin y al cabo, se trata de pasarlo bien y no de obtener un “sobresaliente”. Tener una relación no es como ir a un examen donde tenemos que “aprobar”, se trata de mostrarnos como somos, respetando los deseos del otro, pero también expresando los nuestros.
  • Se puede disfrutar sin penetración.
    ¿¡Pero no hemos dicho que todas las relaciones son completas!? Y el coito, la penetración, es una más, pero ni la única, ni la mejor, ni la más importante. Existen muchas maneras de obtener placer.