Píldora y Mujer: 30 Años de Evolución

Historia de la píldora en España

Desde su introducción al mercado en Europa en el año 1961, la píldora anticonceptiva ha tenido un desarrollo y evolución constante que ha ido en paralelo al de la propia mujer. Considerada una verdadera revolución en su momento, la píldora permitió separar los conceptos de sexualidad y procreación y, con ello, otorgó a la mujer y a las parejas en general, la libertad individual de decidir cuántos hijos deseaban tener y en qué momento de su vida.


La historia de la píldora en España tuvo una evolución diferente, ya que debió vencer las políticas natalistas de la dictadura franquista y la fuerte oposición de la Iglesia, contraria a cualquier tipo de método anticonceptivo. Pese a la labor pionera de miles de mujeres y profesionales de la medicina, la legalización de la píldora en España no llegó hasta octubre de 1978.


El 7 de octubre de 1978

Mediante la modificación del artículo 416 del Código Penal, el 7 de octubre de 1978 se legalizó la píldora como método anticonceptivo en España. Este hecho se enmarca en una época de profundos cambios políticos y sociales, que permitieron que la mujer ganara nuevos derechos en todos los ámbitos de su vida.


Aunque su legalización no se produjo hasta octubre de 1978, la píldora empezó a comercializarse en España en 1964. Durante el periodo que transcurrió entre su introducción al mercado y su legalización, miles de mujeres la utilizaron como método anticonceptivo, aunque oficialmente solo se autorizaba en tratamientos ginecológicos, bajo el eufemismo de “regular el ciclo menstrual”. Se calcula que en 1975 ya tomaban la píldora unas 500.000 mujeres españolas, una cifra que solo cinco años después se había duplicado. El presidente del Gobierno en aquel momento, Adolfo Suárez, verbalizó el carácter de los cambios que se estaban produciendo en la época mediante la frase “hay que dar cobertura y transparencia legal a lo que es normal y habitual a nivel de la calle”, un concepto que se ajustaba a la perfección al uso de la píldora.


La legalización supuso una verdadera liberación para miles de mujeres, aunque un colectivo muy numeroso, que también incluyó a profesionales de la medicina, mantuvo importantes reticencias sobre su uso. A pesar de ello, la píldora es el método anticonceptivo hormonal más utilizado en España, y el primero en Europa, con una media cercana al 30%.