No me toques los miércoles

- ¡Chicaaas! Ya me tenéis aquí, sé que me echabais de menos – dice Valeria, acercándose a Lucía y Teresa en el vestuario.

- ¡Hombre! ¡La desaparecida! ¡Ya era hora de que se te viera el pelo! – dicen Lucía y Teresa – ¡Venga, que como siempre vamos con el tiempo justo para entrar en Pilates! A la salida nos ponemos al día.

Después de una intensa clase, las chicas se reúnen a la salida del gimnasio – No puedo más, ¡cómo se nota que he faltado a unas cuantas sesiones! ¿Un cafetito? – dice Valeria, con su energía de siempre.

- ¡Qué bueno volver a juntarnos las 3! – Lucía está feliz porque todo haya vuelto a la normalidad y se dirigen a su mesa habitual.

- Bueno Valeria, ¿tienes algo que contarnos? Hace mucho que no nos vemos – Teresa fija la mirada en Valeria, como siempre que quiere sonsacar información.

- Ja, ja, ja… ¡Ya empezamos! Como ya sabéis estoy empezando algo con Fran, y ¡tengo la sensación de que ya no tiene nada que ver con el Antiguo Fran que conoció Lucía hace mil años! – dice Valeria contenta.

- ¿Mil años? No soy tan vieja, eh… - Lucía se hace la ofendida – Pero, ¡me alegro mucho de ese cambio! Cuéntanos como es… el Nuevo Fran, ja, ja, ja, lo último que supe de él es que estudiaba Derecho, “hace mil años” … - saca la lengua a Valeria.

- Ja, ja, ja… Ahora trabaja en un bufete bastante importante, tiene un ático maravilloso en el centro y… utiliza condones sin que nadie se lo tenga que recordar – Valeria pone cara pícara – Aunque si la relación sigue adelante, estoy pensando en utilizar píldoras anticonceptivas o algún otro método anticonceptivo de larga duración, como el DIU o el implante

- ¡Ja, ja, ja que me parto! Veo que ya habéis pasado a la acción y no ha hecho falta que te echase mi súper sermón “pro anticonceptivos” – dice Teresa.

Pi, pi, pi… Pi, pi, pi

- Hablando del Rey de Roma… Me está llamando, ¡ahora seguimos con la conversación! – Valeria descuelga el teléfono y sale del bar.

Nuevos amores y una investigación en marcha

- Oye, Teresa… ¿y lo que nos contó Leo el otro día? ¿Qué Miriam no quería que Valeria se enterase de que se liaron? Me tiene intrigadísima… ¿por qué querrá guardarlo en secreto? – Lucía se acerca a Teresa para hablarle más bajo.

- No lo sé, tenemos que investigar… ¿Preguntamos a Miriam? ¿Le decimos a Leo que le pregunte a Miriam? – Teresa empieza a pensar una estrategia para descubrir lo que pasa.

- ¿Y a Valeria? ¿se lo contamos? – pregunta Lucía.

- ¿Contarme el qué? – Valeria se ha acercado a sus amigas sin que se dieran cuenta.

- Eeeeh… - Teresa se queda en blanco.

- Eeeh… Bueno… La cosa es… ¡que estoy pensando en tener un hermanito para Martina! – Lucía dice lo primero que se le pasa por la cabeza.

- ¿Cómo? ¡Si hace poquísimos meses que la has tenido! ¿Estás segura de que quieres pasar por un embarazo y un parto otra vez? ¿Tan rápido? – Valeria no entiende nada.

- Sí… Bueno… No estaría mal… Así se llevarían poca diferencia de edad y los iría criando a los dos a la vez… No sé… Es una posibilidad… - Lucía no sabe cómo salir del lío en el que se ha metido.

- No me lo esperaba para nada, pero bueno, oye, vosotros sabréis..

- Claro, claro… bueno de momento es solo una posibilidad, pero no hay nada decidido, y… ¿Qué tal todo por clase, Valeria? – Lucía cambia de tema y mira a su amiga.

- Bien… - Valeria sospecha que ese no era el tema del que hablaban – Todo bien, con ganas de terminar el curso, ya sabes…

Pi, pi, pi… Pi, pi, pi…

- ¡Qué solicitada estás hoy, Valeria! – Teresa está aliviada pensando que por fin han desviado el tema.

- Ya… - Valeria mira la pantalla y ve que el mensaje es de Leo, pone “¿Podemos hablar? Es importante” – Es Fran, ya sabéis… - Valeria sonríe falsamente preguntándose qué querrá Leo.

L.ES.MKT.06.2017.2769